“El teatro debe hacerte reflexionar”, La difícil tarea de hacer teatro en la región

El teatro es una de las disciplinas artísticas más antiguas de la historia, con el tiempo no ha sufrido grandes transformaciones, pero si han nacido corrientes que han dado vida a muchas escuelas y academias de teatro.

En la región de Aysén, la disciplina es incipiente, producto mayormente de las distancias, falta de espacios adecuados y las pocas posibilidades de proyección, sin embargo, igual existen compañías que han entregado triunfos a la zona, existen talleres de teatro en los establecimientos educacionales y cada año el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes realiza un encuentro de danza y teatro escolar. Todas iniciativas que con el tiempo han logrado que la disciplina del teatro comience lentamente a posicionarse como una actividad cultural con buenas expectativas.

Durante una semana estuvo en la región el actor nacional Ricardo Pinto, presentando el monólogo “Informe para una Academia”, adaptación del cuento homónimo de Frank Kafka. Las actuaciones se realizaron a través del programa ACCESO del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y fueron montadas en liceos de las ciudades de Puerto Cisnes, Puerto Aysén, Coyhaique, Chile Chico y Cochrane.

            La obra, es un monólogo donde un mono es capturado en la selva para  llevarlo a un zoológico, pero este simio tiene la particularidad de que piensa en cómo escapar de esta situación, y descubre por accidente que puede hablar, descubre que esa es la salida para escapar de la jaula, aprender a hablar lo lleva al éxito, y va dando charlas en comunidades científicas. “Lo interesante de la obra y del teatro es que lo que se busca es que los asistentes puedan pensar. Lo interesante es que Frank Kafka, es un autor que presenta situaciones muy actuales, en ese sentido Frank Kafka nos pone primero en una lucha de civilización versus naturaleza, qué es ser civilizado. Lo segundo es el concepto de la libertad. Porque el personaje dice que no quiere libertar, que cuando mono la conoció, pero no quiere libertad, sino que una salida, y ese es el concepto que quiero trabajar con los jóvenes de los liceos”.

El actor hace una crítica a los contenidos de la televisión señalando que “hay que sacar a los jóvenes de lo que ven en Yingo, de Marlen Olivarí, porque los niños y jóvenes terminan las clases y prenden la tele y el computador, entonces debemos llevar a los jóvenes a pensar. Con el teatro desarrollas la creatividad y la imaginación. Yo no quiero que la gente se ría, yo quiero que la gente piense, la obra Informe para la Academia no es para que te rías, es para que pienses, y está dedicada a jóvenes de enseñanza media y superior, porque ellos se quedarán pensando.

Pinto señala que actualmente el teatro se mide por la diversión que entrega a la gente más que por los contenidos que presenta. “Si piensas en los orígenes del teatro, siempre fue una fiesta, pero una tragedia. Los griegos tenían los grandes anfiteatros donde se hacia teatro, al lado lo que llamaríamos un spa, y los griegos pensaban que iban a estos lugares a sanar tu cuerpo y el teatro a sanar tu mente. Al ver una tragedia, te conmueves, lloras, piensas, porque hay tragedias maravillosas, y los anfiteatros estaban llenos. Si ves, algunas de estas tragedias las tomó Hollywood y las hizo películas, pero las películas más taquilleras no son las comedias, a la gente le gusta la sangre, porque eso representa para ellos lo mismo que para los griegos era ver una tragedia en el escenario. A mi me carga la gente que dice “el teatro me aburre, yo quiero reirme”, entonces quédate viendo teatro en Chilevisión, mira Yingo, pero al teatro anda y quédate pensando, yo todavía creo que esa es la misión del teatro, yo todavía creo que el teatro no es que sea deprimente no depresivo, quiero que te haga reflexionar, porque te puedes reír y reír, pero pensaste todo el rato de la obra”.

Visión distinta tienen Rodrigo Fuentes y Susana Browne, actores integrantes de la compañía regional Teatro ACHEN, quienes señalan que “cualquier expresión teatral que llegue al público es valida, no importa el género ni el estilo, ni quienes lo hagan. Yo no podría juzgar si esto se debe o no hacer. Yo hago el teatro que a mí me gusta hacer y hay gente que hace un teatro muy distinto y que me impresiona mucho. Lo único que se podría exigir y es lo que sí se puede poner como parámetro para que sea una buena apuesta; es que sea un teatro de calidad”.

Visiones regionales sobre teatro

 

Para los actores de teatro, esta disciplina representa el estado de la sociedad y que es parte de la historia. Ricardo Pinto, compartió con estudiantes de enseñanza media, donde realizó talleres y conversó con los jóvenes. Donde uno de los objetivos fue contar que el teatro es un reflejo de la sociedad. “El teatro siempre ha estado en crisis, porque el teatro refleja la sociedad, y como al sociedad está en crisis el teatro está en crisis. Me gustaría hacer una obra donde se represente al Otelo chileno, a eso oficinista que se molesta porque su jefe es mapuche, que le da envidia esa situación; quiero representar al vecino de al frente que tiene un bar, que tiene un almacén, pero que no sea gracioso.

Para Ana Iris Salgado, profesora del Liceo Josefina Aguirre Montenegro, quien además trabaja un grupo de teatro en el establecimiento educacional, parte de la base que la misión del teatro es “acercar  al ser humano a su centro, a su esencia y  por ende, a su propia cultura. A través del tiempo, el teatro ha cumplido diferentes roles: aleccionador en su génesis, religioso, entretenido, sarcástico, pagano, crítico y social, psicológico, de denuncia del propio hombre y su desconexión con el mundo; profundamente  poderoso y ligado a las pasiones más impactantes de la interioridad humana”, mientras que Susana Browne y Rodrigo Fuentes creen que “el teatro cumple la misión de transmitir ideas relativas a la presencia del ser humano en el mundo, y dar cuenta de su relación con el universo, con su entorno geográfico, con sus relaciones afectivas, sociales y con su propia existencia. Con todas estas cualidades pasa a ser un registro histórico del comportamiento del hombre en el mundo, ya que al ser un arte integral, es posible a través de una obra de teatro identificar los procesos de la sociedad en un momento especifico, por el lenguaje las jerarquías que se representan y las circunstancias, como lo sería una obra de Shakespeare, en la que se puede evidenciar el momento histórico en que fue creada y el funcionamiento social de la época, sin embargo los sentimientos persisten porque son universales y permanentes como el amor en Romeo y Julieta, los celos en Otello o la ambición en Macbeth”.

Como se aprecia ambos de alguna manera creen que el teatro refleja la realidad de  la época en que se crea una obra. “Creo que el tratamiento que se le da al teatro es diferente hoy en día, ya que vivimos una época más tecnológica y pragmática.  Sin embargo, los temas siguen siendo los mismos. Basta recordar obras de la época clásica, como por ejemplo “Medea” de Eurípides. El tema presente en esta pieza dramática se repite hoy en día: los celos, la violencia, el desamor, el engaño y por desgracia, el filicidio .¡Qué decir de E. Ibsen en su “Casa de muñecas”! La separación, el abandono y la soledad son tópicos que hoy tienen vigencia. Fernando Cuadra en su “Niña en la Palomera” pone de manifiesto temas que, aunque han pasado décadas, siguen impactando: el alcoholismo, la juventud desocupada, el arribismo, los sueños y deseos de  un mundo fácil,  las apariencias, la sexualidad,  etc”, señala Ana Iris Salgado.

Otra de las características a las que se refieren Rodrigo Fuentes y Susana Brown de Teatro ACHEN, hace referencia a la cualidad que permite que el espectador se pueda identificar con los personajes. “Esto hace que el espectador identifique las emociones como propias, que haga un recorrido emocional que en definitiva lo transforma en un ser más sensible, más empático con el dolor de otros y que sin duda contribuye a generar una sociedad mejor. Claramente el teatro es reflejo de la sociedad ya que en cada obra hay una composición estética que responde a la sociedad y la cultura a la que pertenece, las circunstancias varían según la sociedad y las dificultades o fortalezas que esta tenga, basta recordar la obra Ardiente Paciencia en la que se daba cuenta del momento histórico por el que pasaba nuestro país, representado en la historia de los compatriotas exiliados, o remontarnos a Lope de Vega con la obra Fuenteovejuna en la que queda claramente expresado el abuso de poder y la desigualdad características de la sociedad de la época”.

 

El difícil trabajo del teatro en los liceos

 

Cada año el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, realiza un encuentro regional de danza y teatro escolar, donde se invita a participar a los liceos municipalizados de la región, con el objetivo de que los profesores y alumnos/as tengan un espacio para mostrar el trabajo que realizan durante el año en estas áreas. Actividades que corresponden en los establecimientos a talleres y actividades de libre elección de los estudiantes.

Durante el encuentro los jóvenes y sus profesores tienen la posibilidad de compartir con sus pares de otras comunas y además participar de talleres con destacados profesionales de la danza y el teatro. Los liceos seleccionados viajan al norte del país a participar de una experiencia similar, pero con sus pares de todas las regiones.

Ana Iris Salgado, lleva varios años enseñando teatro en el Liceo Josefina Aguirre, ella cuenta que trabajar en esta área a pesar que a los jóvenes les interesa es “bastante difícil,  ya que se tiene que trabajar con alumnos cansados que han permanecido todo el día en las aulas, que hacen enormes sacrificios por quedarse luego de su jornada, muy tarde. Más ardua es la labor cuando los recursos son tan exiguos o inexistentes. De pronto parece, y con esto represento a algunos y algunas, que como nos ven con esta pasión teatral piensan que somos taumaturgos y que debemos presentar la magia, a como dé lugar…”allá ellos con su locura…y su teatro”, es por este pensamiento que cree que es “necesario que a nivel de municipalidades existan encargados de teatro con conocimientos y experiencia, que organicen eventos, que hagan participar a la comunidad y que ofrezcan su apoyo. Cuando entiendan que a través del teatro se pueden conseguir muchos objetivos fundamentales y, prácticamente, todos los transversales, van a darse cuenta que el teatro es útil y fundamental”.

Con respecto a este tema, los integrantes de Teatro ACHEN, se refieren al teatro en los establecimientos educacionales señalando que “estos cuentan con un funcionamiento constante durante el año, pero a su vez presentan una enorme falta de herramientas para desarrollarse, esta situación ha sido diagnosticada hace mucho tiempo, por los organismos correspondientes y por nosotros mismos, pero lamentablemente las estrategias para mejorar, que son asesorías a los profesores encargados y a los propios grupos, se realizan en base a la improvisación, llegado el momento de los encuentros regionales, se realizan talleres anecdóticos, breves y mal organizados, sin seguimiento ni desarrollo”

Desarrollo del teatro en la región de Aysén

 

En nuestra región existe el teatro aficionado y el profesional, a cargo de teatro ACHEN, ambos grupos creen que el desarrollo de la región pasa por mayor profesionalismo, creación, recursos y perfeccionamiento. “Falta incrementarlo. El aislamiento en que vivimos también ha pasado la cuenta. Faltan oportunidades para fomentarlo en todos los niveles: desde el teatro en el jardín infantil al teatro profesional. Sería esencial que el área privada también formara parte de este apoyo”.

Teatro ACHEN es más drástico en su apreciación indicando que “hablar de desarrollo de la disciplina en esta región, no es correcto, y aunque pueda parecer pedante o soberbio, los únicos que trabajan con disciplina son los profesionales y que en este caso es nuestra compañía, y en ese sentido creo que sí seguimos en un desarrollo progresivo y constante que se puede constatar en la actividad permanente como grupo de teatro desarrollando temporadas teatrales giras dentro y fuera de la región, presencia en festivales internacionales, creación de nuevos montajes, abiertos a la crítica, dando clases y talleres de teatro, generando proyectos de innovación en el área con diferentes entidades (nacionales e internacionales) y también, y muy importante: llevando a escena a autores nuevos en lo teatral (Carlos Aránguiz Zúñiga) y trabajando en nuestro perfeccionamiento y oficio con teatristas de la talla de Gustavo Meza, (Aysén: La estación del olvido y otros montajes), seguramente el formador, dramaturgo y director más importante que ha dado esta comarca”.

Ana Iris Salgado se refiere al teatro de nivel profesional señalando que “a pesar de haber buenos elementos, son pocas las compañías que se han mantenido a través del tiempo. Este aspecto se debe considerar y buscar los mecanismos para que perduren y sus creaciones artísticas se proyecten aún más. La comunidad es  finalmente, la favorecida. El teatro eleva el nivel cultural de quienes lo desarrollan y de quienes lo disfrutan. Por otra parte, cuando existan más compañías y grupos con un funcionamiento constante, mayor será la competencia y la crítica, posibilitando con esto la calidad de los productos”.

Teatro aficionado

 

            El trabajo que se realiza en las aulas de los establecimientos educacionales es aficionado y también presenta los problemas de espacios adecuados, financiamiento y perfeccionamiento. “Es importante destacar en la región la presencia de los grupos de teatro escolares. Allí hay monitores que durante años han puesto su pasión por mantener en sus aulas este arte, “contra viento y marea” Esa energía e ímpetu es la que debe continuar y fortalecerse”.

Teatro ACHEN hace una crítica al teatro aficionado, indicando que “los grupos aficionados existentes, son pocos, pero temo que su desarrollo se ve limitado por su propia incapacidad de autocrítica y falta de exposición publica, a esto me refiero con que los trabajos son esporádicos, poco mostrados por lo tanto, poco expuestos a la crítica, lo que es fundamental para el desarrollo, la mayoría de las escasas veces que hay presentaciones de estos grupos, son sin difusión, la verdad es que la mayoría de las veces uno se entera por un  pequeño articulo obligado en el diario local. No comparten el trabajo con los demás grupos, por lo que se perciben como grupos que no necesitan de la opinión de nadie ya que aparentan saber a cabalidad lo que hacen, sin error, y con esto quedan limitados a un circuito muy pequeño y sin mayor desarrollo ignorando que el teatro es una disciplina que requiere de técnicas, metodologías que no se adquieren por instinto ni se venden en supermercado, tampoco ven los espectáculos dados por compañías profesionales; es decir que pareciera que se están mirando el ombligo y que por ese hermetismo no pueden desarrollarse y cumplir de debida manera el importante rol que le caben a los grupos aficionados en el quehacer teatral”.

Política teatro

El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, está trabajando la Política de Fomento del Teatro, que es la propuesta de política para la disciplina que se ha estado realizando con la participación y colaboración de todas las organizaciones y agrupaciones de teatro con personalidad jurídica vigentes, con representantes de compañías independientes y del ámbito académico; logrando, con ello, realizar un diagnóstico del panorama del teatro nacional, que responda a las necesidades y demandas reales de la disciplina. Ana Iris Salgado, cree que esta política “permitirá que el teatro sea  reforzado como una realidad cultural ligada netamente al desarrollo social de la ciudadanía”.

Teatro ACHEN, Rodrigo Fuentes y Susana Browne, son más drásticos en sus apreciaciones reconociendo que “se evidencia una intención de dar mayor igualdad a la disciplina en todo el territorio, en cuanto al acceso, capacitación, condiciones laborales de los profesionales, pero se debilita al no contextualizar la realidad de  cada región y también al momento de categorizar a los grupos”, añade que “tenemos la impresión de que las personas llamadas a discutir estas políticas son muy sensibles y que todos se consideran dentro de un mismo saco, aficionados, escolares, profesionales, nadie se atreve a diferenciarlos por no herir sentimientos o causar mas diferencias de las ya existentes, lo que es un absurdo ya que finalmente se categorizan por trayectoria y productos artísticos. No se puede llamar dramaturgo a una persona que ha escrito una obra en su vida, o dos si tu quieres, obras que carecen de estructura, que es fundamental en el oficio de dramaturgo y de muy difícil montaje, al  lado de otra que tiene una vida dedicada y de obras excelentes; no se puede llamar actor a alguien que hace una obra en forma esporádica y anecdótica, que carece de formación, que llega a un ensayo y no tiene idea de por donde partir, de cómo ensayar, que carece de metodología, técnica, de trabajo, de oficio, de rigor y dedicación (que es muchísima la que se requiere), al lado de actores profesionales”. 

La disciplina no se acabará

El teatro es una expresión que va de la mano con la presencia del hombre en este planeta y siempre, desde tiempos de Aristóteles que ha dicho que el teatro se va a acabar, también lo afirmaban en tiempos en que apareció el cine, pues este desplazaría al teatro, sin embargo en las salas de cine comenzaron a escasear los espectadores y muchas de ellas se convirtieron en centros comerciales, otras en templos religiosos; luego con la aparición de la televisión o el video se seguía proclamando que el teatro se iba a acabar, sin embargo cada día hay más compañías de teatro, nuevas escuelas, y muchos actores y actrices talentosos y trabajadores que continúan manteniendo encendida la llama. “Hoy, con toda la globalización y la transculturación en que se pretende que los pueblos pierdan su identidad y características propias, el teatro es el lugar en donde se combate más ferozmente esta invasión; pues es allí, en el teatro, es en donde se expresan más fielmente las verdades de los individuos, de las sociedades y de los pueblos; es allí también, en donde se debelan las injusticias y muchas veces la miseria de la condición humana, en otras palabras, en la escena del teatro el espectador puede ver expresada la línea del tiempo de las sociedades y de la existencia del ser humano; por lo tanto, es allí en dónde se puede expresar la identidad de los pueblos, sociedades y del hombre”, indica Teatro ACHEN.

Finalmente, teatro ACHEN, realiza una reflexión con respecto al futuro del teatro. “Hace unos pocos días, luego de una función de La Estación del Olvido para estudiantes de Liceo de Chile Chico, un muchacho se me acercó para decirme que “si a él lo hubieran invitado a ver la obra, no habría ido por ningún motivo; porque el teatro para él era aburrimiento. Sin embargo, continuó diciéndome,- haber visto la obra fue para mí el mayor tapa boca de mi vida, no sabe usted lo impactante, lo importante que ha sido para mí: muchas gracias, ahora voy a buscar donde pueda ver teatro…”. Cuando eso sucede, te sientes muy reconfortado y te reafirma lo que una sabe ya hace mucho tiempo; que el teatro no va a morir nunca, mientras viva el hombre”.

Anuncios
  • Calendario

    • agosto 2018
      L M X J V S D
      « Feb    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      2728293031  
  • Buscar